Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Barreiro
Miércoles, 2 octubre 2013
Reseña

Pura carne

No es sencillo encontrar una novela en la que no haya huesos, vísceras ni cartílagos, en la que todo sea carne que llevarse a la boca, masticar y, si es posible, digerir.

[Img #18599]Esta noche arderá el cielo (Salto de Página, 2013), de Emilio Bueso, es carne que sangra, una herida de palabras que trata de curar una cicatriz llamada la trans-taiga, una carretera sin salida al norte de Quebec que es recorrida en moto por los dos protagonistas de este libro, Mac y Perla, que huyen desesperadamente hacia ningún lugar.

 

En su trayecto, abandonados a un destino que ellos mismos se han empeñado en forjar, se irán encontrando con otros outsiders que se buscan la vida en el desolado bosque boreal, inhóspito lugar que acoge a este grupo de personajes que ha desertado de una sociedad que les genera una suerte de claustrofobia existencial de la que solamente quieren escapar.

 

Es en este hermoso y hostil territorio donde se entrecruzan las vidas de los dos moteros con un grupo de taimados indios cree y un padre y un hijo que se desplazan hasta allí para buscar en las estrellas, a través de la mirilla de su telescopio, las respuestas que no hallan a su alrededor. Y se entrecruzan en la novela, también, varios géneros literarios, el thriller, la ciencia ficción y, como señala el propio narrador, el western, en esta historia de personajes en fase de demolición y que Bueso retrata con una prosa áspera, tal y como son sus propias vidas, aunque a medida que avanza el relato va abriendo una veta para el humor por más que lo que acontece no tenga para estos socarrados personajes ni puñetera gracia.

 

En definitiva, Esta noche arderá el cielo es una notable novela de género –o géneros– que se lee de un plumazo, con tensión, con el corazón en un puño y, en el puño, el acelerador.


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress