Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura Bellver
Miércoles, 25 septiembre 2013
Alzhéimer

De música, emociones y memoria

Marcar como favorita

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España hay unos 600.000 enfermos de alzhéimer. Si, además de los pacientes, se tienen también en cuenta a familiares y a cuidadores, la cifra de afectados por dicha enfermedad asciende a 3’5 millones, como señalan desde la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer y Otras Demencias (CEAFA). Con todo, esta semana en 360 Grados Press hemos querido aproximarnos a esta extendida dolencia mediante una particular terapia paliativa que se sirve del canto para combatir el olvido.

[Img #18579]Yo soy aquel negrito del África tropical que cultivando cantaba la canción del Cola Cao. Y como verán ustedes les voy a relatar las múltiples cualidades de este producto sin par. Es el Cola Cao desayuno y merienda. Es el Cola Cao desayuno y merienda ideal. Cola Cao, Cola Cao… ¡Cola Cao!”. Esta célebre canción publicitaria lanzada en 1956 lleva asociados numerosos recuerdos para muchas personas, lo cual parece algo natural. Sin embargo, ello representa un fenómeno muy especial para los miembros de un singular coro. De hecho, otros clásicos jingles – como el de aceitunas La Española, Moussel de Legrain, turrones El Almendro o muñecas de Famosa – componen parte del repertorio que actualmente ensayan para una actuación. “Mediante las letras y melodías de, por ejemplo, anuncios rescatan cosas de la memoria a largo plazo. Por ejemplo, vuelven a la época en la que vieron la televisión por primera vez”, apunta Salva Fito, musicoterapeuta.

 

Esta recopilación y su correspondiente argumentación cobran pleno sentido cuando se indica que se trata de la primera agrupación de canto de España formada por enfermos de alzhéimer, un proyecto promovido por AFAV (Asociación de Familiares con Alzhéimer de Valencia) desde el pasado 2009. “Esto surgió por la iniciativa de Patricia Rosaleñ, que entró aquí a hacer prácticas como trabajadora social. Ella también era directora de coro, así que se le ocurrió montar uno. Era algo que habíamos barajado hacía años y que no nos habíamos atrevido a llevar a cabo por falta de infraestructura. Pero, al estar esta chica, nos decidimos por ello a un nivel más profesional. Así que empezamos, vimos que el coro respondía muy bien y aquí seguimos”, relata Salva.

 

[Img #18578]Actualmente, la dirección corre a cargo de Sole Corachán, quien cuenta con la ayuda de David Barberá, pianista encargado de los arreglos melódicos, y del propio Salva, que actúa como codirector. De esta forma, tanto afinamiento como voces se trabajan de modo experto. Asimismo, con vistas a asegurar la coordinación, el coro tiene sombras, es decir, personas que participan a modo de apoyo y que son “repartidas estratégicamente”, de manera que sus componentes siempre tienen una suerte de referencia a la hora de cantar. En definitiva, el resultado no tiene nada que envidiar a otras agrupaciones. Y, lo que es más importante, el cometido fundacional se cumple con creces, pues los enfermos logran mermar el aislamiento al que condena el alzhéimer a la par que mejoran sus relaciones sociales.  

 

La evidencia de la mejoría

Efectivamente, los beneficios del canto para los afectados son varios, pero entre ellos destaca uno bien palpable. Éste tiene que ver con la afasia, un trastorno que dificulta la comprensión y el uso del lenguaje, el cual viene dado por lesiones en aquella parte del cerebro que controla dicha capacidad. Se trata, también, de uno de los desórdenes que tienen lugar en la etapa intermedia o moderada del alzhéimer. Entre sus síntomas se encuentra, por ejemplo, el no coordinar correctamente los elementos de una oración o no encontrar el término adecuado. Así, este proceso suele derivar en el abandono total de la comunicación. Justamente, la actividad del coro puede jugar un papel fundamental en este sentido. “Hubo un hombre que entró con afasia. Se trababa mucho a la hora de hablar pero, meses después de estar trabajando con él en música, perdió el tartamudeo. De hecho, tenemos una prueba: el año pasado le hicieron una entrevista en televisión y apenas se le entendía. Sin embargo, en la que le han hecho este año ha podido hablar perfectamente. Vino a darme las gracias, porque creía que iba a perder el habla”, recuerda Salva.

 

Efectos que van más allá

[Img #18580]No imaginaba que fuese tan divertida la clase de hoy”, comenta una de las componentes del coro nada más finalizar el ensayo. Sin duda, ella es una clara muestra de otra de las consecuencias de esta actividad: la entrada de un soplo de motivación en sus vidas, lo cual se transmite a todas las personas que tienen a su alrededor. En palabras de Salva: “Esto es bueno tanto para las familias como para los enfermos, porque tienen como una ilusión diaria. Por ejemplo, si saben que tienen un concierto, tienen una meta. Y esta no la olvidan. Ellos se levantan por la mañana y saben que tienen que cantar y que van a venir aquí a ensayar. Esta enfermedad te quita todos los objetivos, así que estamos logrando algo muy complicado”.


Y este particular triunfo se intensifica a medida que se aproxima una puesta escena, como sucede en estos momentos. Porque el coro de AFAV al completo – medio centenar de personas, aproximadamente – tiene una cita con las tablas del Palau de la Música de Valencia el próximo 3 de octubre. Una hora a la semana es el tiempo de que disponen para preparar el espectáculo, por lo que se afanan a más no poder. Probar su valía, llamar la atención sobre su enfermedad, dar a conocer la alternativa del canto a otros afectados y, quién sabe, animar a aquellos que todavía no han reconocido su dolencia está en juego. Ellos van a cumplir con su parte, así que sólo queda esperar que el resto responda ayudándoles a evitar que caigan en ese olvido en el que la sociedad incurre a veces.


@LaBellver

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress