Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura Bellver
Miércoles, 18 septiembre 2013
Aficiones

Bicicletas de largo recorrido... histórico

Marcar como favorita

Coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad, en 360 Grados Press hemos decidido aproximarnos a una clase de vehículo que, más que un medio de transporte, representa una filosofía de vida para muchas personas. En concreto, hemos conocido de cerca a quienes comparten la pasión de atesorar su pasado.

[Img #18474]Juan P. Granados compartía cuando era pequeño casa de verano con su tío, quien restauraba motos. Un día, sin embargo, llegó a sus manos una vieja bicicleta. No era lo que acostumbraban, pero ambos decidieron arreglarla juntos de todos modos. Se produjo entonces un particular flechazo. Marcelino Ora Safont, por su parte, también disfrutó durante su infancia al reparar bicicletas, una práctica con la que se reencontró años después, ya que dedicó muchos estíos a poner a punto una que pertenecía a su suegro. En esta ocasión, por tanto, se trató de una reconquista. En definitiva, salvando las diferencias, las anteriores situaciones remiten a un mismo fenómeno. “Lo nuestro es como un enamoramiento, es algo extraño”, confiesa Marcelino.

 

Este sentimiento no es otro que la afición por las bicicletas clásicas – aquellas que tienen a partir de 30 años – y antiguas – las datadas antes de 1950 –, lo cual ha dado lugar a la creación de una asociación de ámbito nacional, ANBAC, de la que Juan y Marcelino son en la actualidad presidente y secretario, respectivamente. Más allá de poner en contacto a todas las personas que, como ellos, han sucumbido a los encantos de estos vehículos, la intención de este proyecto es crear una red de conocimiento al respecto. Así, poner en común el material del que disponen los socios, asesorar técnicamente a otros apasionados o participar en exposiciones son algunos de los servicios que ofrecen.

 

Una gran primera piedra

A diferencia de las bicicletas que motivan su existencia, ANBAC apenas cuenta con tres años de rodaje y unos 50 miembros. Podría decirse, por tanto, que la iniciativa está dando todavía sus primeras pedaladas. Sin embargo, una numerosa comunidad de aficionados acredita que la idea puede funcionar, pues interés por la materia no falta. Se trata de CicloClásica.com, un foro que el propio Juan puso en marcha hace una década. “Como no había mucha información sobre cómo restaurar estas bicicletas, decidí crear este portal. Empezamos unos ocho miembros y ahora somos más de 3.600. De hecho, la asociación surge aquí, porque también comenzamos a organizar encuentros y, como veíamos que surgían más oportunidades, cinco miembros nos formalizamos como entidad en 2010 para promover eventos y demás”, explica él mismo.

 

Ambulantes, pero con periodicidad

[Img #18478]Justamente, dichas reuniones son otra de las principales actividades de la asociación. Por ello, desde que una quincena de pioneros se dieron cita – también en 2010 – en la localidad vasca de Eibar – considerada la cuna de míticas marcas nacionales como BH, Orbea o G.A.C. –, se vienen convocando encuentros mensuales en diferentes puntos de la geografía española. De esta forma, no sólo se estrechan lazos entre socios, sino que se da a conocer a la sociedad en general el movimiento generado en torno a las bicicletas antiguas y clásicas.

 

Por ejemplo, hace poco más de una semana Marcelino se ha encargado de emplazar a los aficionados en Benicàssim (Castellón) aprovechando la celebración de un festival dedicado a la Belle Époque. “Es el segundo año consecutivo que participamos en esto y las dos veces hemos tenido muy buena acogida del público”, apunta el secretario de ANBAC. De esta forma, se sigue la estela de colectivos similares nacidos en países como Francia, Italia o Portugal, entre otros, donde gozan de una tradición de hasta 25 años. De hecho, antes de concretar el primer encuentro en España, Juan realizó una escapada al vecino estado luso con el único objetivo de “tomar nota”.

 

La ‘faena’ de catalogar

Aunque muchas actividades han venido como rodadas a medida que la asociación ha ido desarrollándose, ANBAC tiene abierto un frente un tanto laborioso. Y éste es el de inventariar las bicicletas. “Es una de las principales tareas con las que estamos liados ahora. Nuestra idea es crear una especie de matrícula para certificarlas y, finalmente, configurar un banco de datos, como ya existe en Italia”, matiza Juan. Los socios presentan gran disposición hacia este cometido, pero existe un vacío informativo que no les pone las cosas nada fáciles. “En teoría, todos los modelos deberían haber sido seriados, pero en la práctica comprobamos que no ha sido así. Por eso, estamos siempre pendientes de catálogos que podamos encontrar en tiendas de segunda mano, por ejemplo. Son muy valiosos e imprescindibles para nuestra labor de documentación, así que muchas veces somos varios los socios que nos ponemos de acuerdo para adquirirlos si damos con uno”, completa Marcelino.

 

¿Moda pasajera, nueva etapa o ambas?

[Img #18485]Sin duda, la afición de todos estos socios se trata de algo atemporal, ya que, aunque es en el presente cuando lo están plasmando con mayor resolución, su entusiasmo viene cultivándose desde hace años. No obstante, la bicicleta en general y las de corte retro en particular están viviendo una época dorada en sociedad. En palabras de Juan: “Es algo que he notado mucho en la feria Expobike, en la que ANBAC acaba de participar. Cuando empecé más o menos te regalaban las bicis, pero ahora… Parece que la gente ha abierto sus trasteros y ha empezado a rescatar las bicis de los años ochenta. De hecho, ahora veo a muchos veinteañeros con ellas”. Tanto el presidente como el secretario de la asociación coinciden en apuntar que, sencillamente, ello se debe a que el estilo vintage está en boga. Así, mientras el auge dure, los aficionados de las clásicas y antiguas deben ‘lidiar’ con ello. “Todavía hay gente que las pone a la venta sin saber que son una joya, pero ahora muchas personas han pasado a pedir precios excesivos. En cualquier caso, saber lo que valen estas bicis es muy difícil”, concluye Marcelino.


Pero, modas aparte, no cabe duda que la cultura de este vehículo se está asentando. De hecho, según el último Barómetro Anual de la Bicicleta elaborado por la Dirección General de Tráfico (DGT), “ya son más de 15,5 millones los españoles que utilizan la bicicleta con alguna frecuencia”. Es más, el número de ciudadanos que la emplean casi a diario en sus desplazamientos ha aumentado en un millón en cuestión de cuatro años, alcanzando los tres millones de usuarios el pasado 2011. Sea como sea, los amantes de las bicicletas clásicas y antiguas siguen haciendo lo propio. Y, aunque indiferentes a estos datos, ellos también contribuyen a poner en valor un medio de transporte que, más que ello, representa una filosofía de vida.


@LaBellver

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 23 septiembre 2013 a las 22:56
Ramón
Gracias por seguir peleando por nosotros, seguro que animando al resto conseguireis que nuestras ciudades sean mas sostenibles y mas acogedoras, al menos para los que nos gusta la bici como transporte

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress