Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Adrián Cordellat
Miércoles, 31 julio 2013
EXPOSICIONES

Méliès, un viaje mágico a los inicios del cine

Marcar como favorita

Tras su paso por Barcelona, Caixaforum Madrid acoge desde el pasado viernes 26 de julio una exposición que, organizada en colaboración con La Cinémathèque française, rinde homenaje a uno de los grandes nombres del cine primigenio, Geoges Méliès, un hombre del renacimiento que puso las bases del cine moderno cuando éste aún estaba en sus inicios y que nos dejó para la historia algunas de las películas y fotogramas más simbólicos de los ya más de 100 largos años de vida del séptimo arte.

[Img #18307]

Hace dos años, Martin Scorsese rodó una de esas películas en las que el cine se mete dentro del propio cine para homenajear a Georges Méliès. En La invención de Hugo el cineasta norteamericano rememoraba los días en que el genio francés, atormentado y alejado ya de la producción cinematográfica, resistía vendiendo juguetes en la estación parisina de Montparnasse. Allí, y en la vida real, no hizo falta la ayuda de Hugo para que el periodista Léon Druhot le reconociera y redescubriera al mundo a un hombre sin cuya contribución resultaría imposible comprender el cine actual.  


Este acontecimiento y la gala homenaje posterior, celebrada en 1929 en la sala Pleyel, cerraron en la cumbre de forma merecida la vida de un Méliès que moriría en París nueve años más tarde. Ambos hitos sirven también como punto y final a la maravillosa exposición ‘Georges Méliès, la magia del cine’, con la que Caixaforum y la Cinémathèque française rinden homenaje a un cineasta adelantado a su tiempo que supo ver, cuando el cinematógrafo no era más que un instrumento para grabar y documentar la realidad, las inmensas posibilidades que el cine abría al mundo de la ficción.


Dibujante, mago, director de teatro, actor, decorador, técnico y fascinado por todos aquellos inventos y avances tecnológicos precursores del cine (discos estroboscópicos, los dibujos estereoscópicos y las linternas mágicas…) que se pueden admirar con la boca abierta por la fascinación en la exposición que acoge Caixaforum Madrid, Méliès sólo tuvo que esperar al perfeccionamiento del cinematógrafo por parte de los hermanos Lumière para plasmar todos sus conocimientos en el celuloide. Y aunque estos le negaron el acceso a la máquina por no tener demasiadas expectativas en su futuro, Méliès se las ideó para conseguir una similar en Londres (Creada por el óptico Robert William Paul) y poner en marcha un universo cuyo legado sigue vivo hoy en día.


[Img #18308]La profundidad de campo conseguida por la colocación de varios escenarios superpuestos, la pirotecnia, los efectos ópticos, los fundidos encadenados, las sobreimpresiones y los efectos de montaje y de color, entre otras muchas aportaciones, colocaron a Mélies en la vanguardia del cine de principios del siglo XX y, junto a la introducción del sueño, la magia y la ficción, pusieron las bases para el cine de ciencia ficción que muchos años más tarde encumbraría a directores como Steven Spielberg, George Lucas o el propio Martin Scorsese.


Un paseo por la historia del cine


400 piezas recorren la historia del cine y la carrera de Georges Méliès en la segunda planta de Caixaforum Madrid. Junto a ellas, 21 filmes originales entre los que merece mención y sección propia en la exposición Viaje a la Luna (1902), la cinta que nos dejó para siempre una de las imágenes más icónicas del cine (la del satélite de la tierra con un cohete clavado en el ojo) y que puso en liza un término que hoy constituye el pan nuestro de cada día: la piratería. Fueron tantas las copias ilegales que se hicieron de este film, cénit en la carrera de Méliès, que el director tuvo que proteger sus derechos de autor.


En aquellos años de derroche creativo y respuesta abrumadora del público, Méliès llegó a rodar 500 películas. Y construyó el primer estudio cinematográfico de la historia, los estudios Montreuil. Un espacio acristalado con camerinos y almacenes para decorados en el que el cineasta francés reprodujo el teatro Robert-Houdin, el lugar donde empezó todo y en el que Méliès aprendió de su maestro los trucos de magia que más tarde le harían triunfar en el cine. Luego llegaría la guerra, la competencia de los grandes estudios y los fracasos en taquilla. La historia que Scorsese cuenta en ‘La invención de Hugo’. Pero nada, ni siquiera la venta y la destrucción de los estudios Montreuil, pudo destruir el legado de Georges Méliès, el gran ilusionista del séptimo arte.



Georges Méliès, la magia del cine. Caixaforum Madrid (Paseo del Prado, 36). De lunes a domingo de 10 a 20 horas. Entrada 4€. Gratis para clientes de La Caixa. Hasta el 8 de diciembre.

@acordellat

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress