Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura Bellver
Miércoles, 17 julio 2013
Festival

Bilbao se entrega a la música en directo

Marcar como favorita

El verano es la temporada por excelencia de los festivales. Esta semana en 360 Grados Press hemos tenido la oportunidad de asistir a uno de los referentes a nivel nacional, el cual viene celebrándose desde 2006 y ha contado desde entonces con el beneplácito de la crítica internacional: el BBK Live.

[Img #18232]Let’s go crazy, España!”. Billie Joe Armstrong no se cansó de gritar estas palabras el pasado sábado en el recinto de Kobetamendi. Y fue raro quien no hizo caso al líder de Green Day. Aunque aún faltaban por sonar las notas electrónicas de Fatboy Slim o Dj/Göo! y el dance-rock de We are standard, la banda estadounidense de punk fue la encargada de poner el broche final en el Bilbao Stage y lo hizo con nota: más de dos horas de actuación en las que no sólo ofrecieron míticos temas como Know your enemy, Basket Case o American Idiot, sino también un espectáculo que se ganó la simpatía de quienes no los tenían marcados como favoritos en el programa. Prueba de esta particular exhibición, el chico que fue seleccionado entre la masa del foso para cantar el estribillo de Longview. Un público totalmente entregado propició que no le temblasen la voz ni tampoco las piernas cuando se lanzó desde las tablas para finalizar su momento de gloria.


[Img #18235]Eso mismo, la dedicación de los asistentes, ha sido invariable a lo largo de los tres días que siempre ocupa el festival. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de Kings of Leon, cabeza de cartel de la segunda jornada. La desgarrada voz de Caleb sonó de forma perfecta junto con el bajo de Jared, la guitarra de Matthew y la batería de Nathan bajo un amenazante cielo que hacía apenas un rato había descargado una tormenta de cerca de una hora, la misma que obligó a The Vaccines y a Mark Lanegan Band a cancelar sus actuaciones. No obstante, a pesar de su impecable interpretación, el rock sureño de la banda originaria de Nashville (Estados Unidos) sonó un tanto distante con motivo de la fría actitud de los hermanos y primo Followill.


Por el contrario, talante fue lo que menos le faltó a Depeche Mode, que fue el plato fuerte del día de apertura. El ambiente de Kobetas había entrado previamente en calor gracias a Editors o L.A., entre otros, cuando los considerados como “padres del rock electrónico” saltaron a escena pasadas las 22:30 horas. A partir de entonces, los temas de su último trabajo, Delta Machine, se intercalaron de manera casi ininterrumpida con éxitos de otros tiempos. Sólo un problema técnico frenó en plena interpretación de Precious al desatado Dave Gahan, quien enseguida retomó sus movimientos de cadera. Aquellos que aún tenían fuerzas pudieron disfrutar después de, por ejemplo, Miss Caffeina o Biffy Clyro hasta que llegó el turno de Two Door Cinema Club, otro de los nombres más esperados de la edición. De hecho, el trío norirlandés no defraudó y demostró con su directo porqué han conseguido posicionarse como referentes con tan solo dos trabajos discográficos.


La movilidad, un aspecto a perfilar

[Img #18231]Debido a la afluencia de público en años anteriores, la organización del BBK Live ha decidido triplicar la zona de acampada en su octava edición al trasladarla al monte Arraiz, el cual está un poco más elevado que el recinto de conciertos. Por ello, se habilitó en ese punto una lanzadera de autobuses gratuitos para uso de los campistas. No obstante, la cantidad y frecuencia de los mismos resultó ineficiente en múltiples ocasiones. Asimismo, en las horas en que no se celebraban actuaciones, el trayecto a Bilbao era interrumpido por esta parada, lo cual favorecía la creación de colas de más de noventa minutos. “Esto es excesivo. El año pasado estuvo muchísimo mejor. Hay muchísima más gente que autobuses”, comentaba uno de los jóvenes asistentes que allí esperaba con una temperatura ambiente superior a los 30º.


Altas dosis de paciencia se precisaron, también, en la parada situada en los alrededores del estadio de San Mamés, donde quienes querían acudir exclusivamente a los conciertos se aglomeraban junto con aquellos que, además, tenían que acampar. Así, fueron muchos los que en la primera jornada escucharon de lejos las canciones de alt-J, Toy o Arcane Roots, pues el punto de cambio de pulseras estaba, en consecuencia, abarrotado. Por ello, gran cantidad de festivaleros decidieron en los dos días siguientes emplear la línea 58 de Bilbobus, transporte público de la ciudad que, sorprendentemente, en las horas punta dejaba a los pasajeros más cerca de la entrada al recinto que los propios autobuses fletados por la organización.


En cualquier caso, una vez dentro de la zona de conciertos, todos estos inconvenientes pasaban a un segundo plano o, directamente, se desvanecían. Así, el BBK Live ha cerrado en 2013 una nueva edición redonda con una asistencia total de 105.000 personas, la cual roza el récord obtenido el año pasado con casi 110.000. Con todo, los hay que ya tienen señalados en sus agendas los días 10, 11 y 12 de julio de 2014, cuando ya se ha confirmado que Kobetamendi volverá a vibrar con música en directo.


@LaBellver

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress