Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pau Ferrer
Miércoles, 10 julio 2013
Certámenes

El ‘Fesmon’, un festival musical 2.0

Hacer oídos sordos a la realidad es un error. Y si no, ¡díganselo a un músico! Los que organizan el Mediterranean Brass Festival Moncada ‘Fesmon’ lo tienen claro. Durante estos cuatro años de recorrido han ido puliendo su propuesta para ofrecer a los alumnos una formación musical integral. Un año más, el ‘Fesmon’ vuelve a convertir al municipio valenciano de Moncada en el epicentro de la música de viento-metal, del 9 al 13 de julio, con una oferta de nueve conciertos, además de cursos y clases magistrales. Todo ello a cargo de reconocidas figuras del panorama musical internacional.


[Img #18167]

Conscientes de que para hacer carrera en el mundo de la música no basta con ser un buen intérprete, sino que además hay que saber vender el producto, desde el festival internacional ‘Fesmon’ han apostado por promover acciones formativas complementarias a la propia técnica e interpretación musical. ¿El objetivo? Enseñarles a crear su propia marca personal: desde aprender a aprovechar las redes sociales hasta crear una web personal, pasando por saber hablar bien en público.



Y como no hay nada mejor que predicar con el ejemplo, el pasado 2 de julio, quince alumnos del Conservatorio de Moncada se plantaron en la emblemática Plaza Redonda de Valencia para realizar una acción con repercusión en los medios tradicionales así como en la red: un flashmob. “Era la forma de presentar en sociedad nuestro festival”, declara su director, José Alcácer. Aparte de dar un pistoletazo de salida pluricanal, “queríamos cargarlo del simbolismo que tiene la propia Plaza Redonda, icono de tradición y modernidad en Valencia”, añade. Esta plaza fue reformada hace un año con vistas a hacerla más accesible al visitante. “Nosotros queremos hacer lo mismo con la música: coger la tradición musical y darle un lavado de cara para que no se quede obsoleta y para, en definitiva, acercársela al público. Por eso elegimos este lugar, tan metafórico de nuestra mentalidad”, reconoce Alcácer.



Inyección de optimismo

Con el flashmob pretendían ir más allá, explica José Alcácer: “Ahora que los jóvenes están faltos de ilusiones, ahora que no paramos de recordarles lo negro que pinta su futuro, los mayores tenemos la obligación de brindarles sensaciones positivas que les carguen de optimismo. Si el hecho de participar en este flashmob consigue que esos quince chavales se ilusionen por la música y además se motiven a seguir estudiando, habremos cumplido nuestro propósito”.

 

 

[Img #18183]A satisfacer estos objetivos seguro que contribuyen los 9 conciertos que el ‘Fesmon’ ha organizado para esta semana. Reconocidos intérpretes internacionales como el trompetista Reinhold Friedrich, el trombonista Michel Becquet o el trompista Luca Benucci; y nacionales, como los trompetistas Manuel Blanco y David Pastor o el tuba Alfonso Viñas; conforman el cartel de esta IV edición.



Organizado por la Mediterranean Chamber Brass y el Ayuntamiento de Moncada, esta edición del festival incorpora algunas novedades. Una de ellas es la creación de la Mediterranean Brass Factory, una “factoría de músicos” -en palabras de Alcácer- que extenderá la oferta formativa a lo largo de todo el curso. Otra novedad es el concurso, cuyo ganador, además de recibir una dotación económica, grabará una maqueta y recibirá apoyo y asesoramiento por parte de la organización del festival para difundir su trabajo.



“La música tiene mucho de teatro”

[Img #18182]“El público no tiene que saber si me ha dejado mi mujer o no. Le importa venir, sentarse y disfrutar”, afirma José Alcácer.

 


Aparte de dirigir el ‘Fesmon’, Alcácer también es director de orquesta y director del Conservatorio de Moncada. Con todos sus años sobre los escenarios, tiene claro que al salir a dirigir o a tocar los problemas hay que dejarlos en el camerino. “Eso sí”, matiza, “el estado anímico influye en la interpretación”. “¡No somos máquinas!”. El director valenciano achaca a una falta de educación en la sensibilidad musical que la gente se crea “que somos robots”.



Quizás un primer paso para cambiar esa percepción social sea romper la especie de “barrera” que separa al músico del oyente. “El festival nació con el principal objetivo de [Img #18178]acercar la música a todo tipo de público, entendido y no entendido, adulto y joven. Consideramos muy importante que aquello que los músicos podemos sentir con la música, lo sepamos hacer llegar también a la gente. Ese es nuestro deber”. “También por eso pienso que la música tiene mucho de teatro”, sentencia.

 



El ‘Fesmon’ ha echado a andar con el concierto de Reinhold Friedrich & Mediterranean Chamber Brass. Un elenco (y un festival) que no sólo pisa fuerte el escenario físico, sino que también se sube, decididamente, al escenario virtual.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress