Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Laura Bellver
Miércoles, 29 mayo 2013
Entrevista

"El deporte debe ser dirigido por deportistas"

Corren tiempos un tanto revueltos para el atletismo español, pues muchas voces apuntan una bajada de nivel en general y algunas sombras están copando su actualidad. En esta coyuntura, 360 Grados Press ha tenido oportunidad de hablar con una de las protagonistas de la última época dorada: Niurka Montalvo. La plusmarquista de España en salto de longitud ha compartido con nosotros su experiencia tanto dentro como fuera de la pista.

[Img #17766]Hace siete años que cerraste el capítulo de deportista de élite. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquella etapa?

Estar todo el tiempo al aire libre y viajando con el equipo de un sitio a otro. Sin duda.

 

Los Mundiales han sido tu competición por excelencia, en los que has conseguido tres metales. De hecho, el de Sevilla 1999 enmarcó un momento que nadie olvida: tu particular duelo con Fiona May en la obtención del oro. ¿Cómo viviste aquel momento?

Para mí fue muy emocionante. Lo cierto es que el duelo lo vivió más la prensa que nosotras. Una vez que los jueces tomaron la decisión y levantaron bandera blanca, hubo poco más que decir. Siempre hubo una controversia alimentada un poco por el morbo y el espectáculo. Y Fiona era una persona un tanto complicada. Siempre ha sido muy polémica, pero no solo conmigo, sino con todos.

 

Por el contrario, los Juegos Olímpicos se te han resistido a lo largo de tu trayectoria. ¿Guardas una espinita por ello?

Sí, siempre. Pienso que es la competición a la que todo deportista aspira, la que busca y por la que se prepara de forma especial. Coincidió siempre con algo: que estaba lesionada, que acababa de dar a luz o que, en mi mejor momento, me vetaron. Eso es lo que peor llevo.

 

Te refieres a los Juegos de Sydney 2000, cuando la Federación Cubana impidió tu participación tras obtener la nacionalización española. Los respectivos comités no llegaron a un acuerdo. ¿Qué te pareció?

Los deportistas tenemos asumida la aparición de una lesión, porque eso forma parte de lo que puede pasar en nuestro día a día. Pero que una cuestión burocrática precisamente sea la que te separe de un campeonato… Además, el motivo principal era la certeza por parte de las autoridades cubanas de que podía ganar una medalla y eso podía tener una trascendencia que ellos no deseaban. Para mí fue muy frustrante. Sentí una gran impotencia.

 

[Img #17764]Saltemos en el tiempo hasta el Campeonato Europeo de Goteborg 2006. Mantenías muy buena forma física a tus 38 años, pero justo después decidiste retirarte. ¿Cuán difícil es tomar dicha decisión para un deportista a ese nivel?

Lo cierto es que la decisión ya la tenía tomada. Sabía que estaba a buen nivel, pero tenía el menisco roto. De hecho, después de la competición, tenía que operarme de la rodilla y el médico me dijo que ni un bote más. Pero la decisión la tenía tomada incluso desde el año anterior. Más bien aguanté para poder competir en los Europeos de Clubes, que era una competición por el Terra i Mar y en Valencia. Los gané, pero luego ya no tuve tanta suerte en Goteborg, porque hizo un tiempo malísimo que se nota mucho en las lesiones como la que yo tenía.

 

Hablemos de algo muy importante para un atleta: las marcas. Tu récord de España en salto de longitud sigue vigente. ¿Qué sientes al saber que años después mantienes la titularidad de un resultado semejante?

Es raro. Pero, en cualquier caso, saber que algo tuyo sigue en las estadísticas deja un buen sabor de boca. Eso sí, también aspiro a que haya alguna chica que lo rompa. Y si es de mi club, el Terra i Mar, y la conozco, pues mejor (risas).

 

Ahora parece que el atletismo español ha dado un pequeño bajón. De hecho, esto fue muy comentado tras los Juegos de Londres 2012. ¿Se trata de un cambio de ciclo o es que se precisa de otro modelo?

Sí, es un cambio de ciclo. Pero, además, es que hay que volver a apostar por el deporte. Para los Juegos Olímpicos de 1992 se hizo una gran apuesta que dio muy buenos resultados. Ahora, se habla mucho del éxito que está teniendo el deporte español, pero, si nos fijamos, sucede en deportes que no dependen de las instituciones, sino que sencillamente son profesionales y tienen grandes apoyos de empresas privadas. Hay que ser coherente con aquello de que se presume, pero el deporte que depende de las instituciones, que era el que aportaba la mayoría de las medallas en los Juegos Olímpicos, se está dejando caer. Creo que debemos volver a hacer una apuesta seria por el deporte, más en estos momentos, cuando cada vez más población lo asume como parte de su forma de vida.

 

A parte de estos factores, hay otro elemento que está lastrando el atletismo, como es el dopaje. Recientemente, se ha oído mucho hablar de la Operación Galgo o el caso Mullero, por ejemplo. ¿Qué falla para que se den estos hechos: la regulación, el sistema de entrenamiento…?

Sencillamente, creo que ahora se está persiguiendo más el doping que en otro momento, pero no falla nada. De los millones de deportistas que hay, algunos corruptos optan por la vía más fácil para llegar a un sitio que, a lo mejor, alcanzarían igualmente esforzándose como toca. O, sencillamente, no tienen ese nivel aunque quieran llegar a toda costa. Pero insisto: son unos pocos. Lo que pasa es que la prensa les dedica muchas páginas y los pone en mayúsculas. Eso hace mucho daño.

 

Retomando tu trayectoria, tras retirarte, pasaste al plano político como Secretaria Autonómica del Deporte en la Comunidad Valenciana. ¿Por qué este salto profesional?

La verdad es que nunca imaginé que acabaría así, pues no estaba afiliada a ningún grupo político. De hecho, a día de hoy tampoco lo estoy. Sin embargo, ha sido una buena experiencia, porque siempre está bien saber cómo se trabaja desde el otro lado, qué se hace y qué no se hace e intentar aportar. Y justo en este ámbito comprobé que pasa lo mismo que en el deporte: la mayoría de mis compañeros de trabajo no eran corruptos, pero los corruptos suenan tanto que hacen mucho daño.

 

[Img #17768]Estando en ese otro lado, ¿alguna vez pensaste que relacionarte directamente con unas siglas políticas determinadas podría eclipsar tu reconocimiento social como deportista?

No. Cuando trabajé como Secretaria Autonómica del Deporte me di cuenta de que muchos exdeportistas dirigían el deporte en sus comunidades autónomas. A veces, se realizan gastos con muy buena voluntad, pero que no son necesarios. Ese dinero se podría destinar donde rinda mejor y, por eso, creo que en cada uno de los sectores debe haber profesionales de dicho sector, los cuales sepan qué es lo que pasa, qué se necesita y qué no. Por eso, el deporte debe ser dirigido por deportistas, ya que lo han vivido en primera persona y pueden tener una visión mucho más sensible con el sector. Además, muchos son profesionales en otros ámbitos.

 

Después de este paréntesis profesional, retomaste el deporte como entrenadora. ¿Cómo ha sido el cambio de papeles?

En verdad, es como el camino natural. Yo estudié para entrenadora y, en cuanto me retiré, fue a lo primero que me incorporé. De hecho, aunque hiciera otras cosas como ser Secretaria Autonómica, sabía que tarde o temprano iba a regresar. Concebía que el paso por la política, como todo aquel que pasa por un puesto de libre designación, era algo temporal que no debía alargarse demasiado.

 

Con todo, estás de nuevo en las pistas al lado de Rafa Blanquer, quien fue tu entrenador en su momento y ahora es tu consejero como homóloga. ¿Qué representa esta figura para ti?

Es mi mentor. Siempre ha sido la figura de apoyo más sólida de las que han estado a mi alrededor. Ya cuando entrenaba me iba fijando en las cosas que decía y cómo corregía. Siempre he tenido esta deformación profesional. Porque una cosa es ser atleta y otra es ser entrenador. Porque no es lo mismo saber que saber enseñar. Es como si estuviese designado. Además, me he preparado para ello durante años.

 

Para terminar: has hablado de Rafa como mentor. ¿Qué te gustaría que dijesen tus alumnos de ti dentro de unos años?

Yo quiero que recuerden que en esta etapa conmigo se lo han pasado bien. Porque pasarlo bien y que te guste el atletismo es lo principal en las categorías juveniles en las que estoy,  aunque el entrenamiento sea fatigoso. Y el entrenador tiene mucho que ver en eso: en hacer equipo, en plantear bien el entrenamiento, en sacar rendimiento…


Por @LaBellver.


Podéis leer una versión ampliada de la entrevista en clave de salud en Redfarma al día.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress