Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Estefanía G. Asensi
Miércoles, 13 febrero 2013
Análisis

Buenas nuevas y dobles caras

Marcar como favorita

El mundo del toro por fin recibe una grata noticia proveniente de la esfera política: la aprobación, por mayoría absoluta, para admitir a trámite la Iniciativa Legislativa Popular Taurina, con la que la Tauromaquia pasará a ser Bien de Interés Cultural. Los resultados no pueden ser más categóricos: 180 votos a favor y 40 en contra.

[Img #16864]En el Congreso de los Diputados se enfrentaron diferentes posturas políticas tal y como era de espera, y la verdad es que pocos nos hemos sorprendido con las opiniones que ayer manifestó cada partido político; lo que no tengo tan claro es que todos fuesen igual de respetuosos, pero ya se sabe, los taurinos siempre acaban increpados de un modo u otro por determinados personajes políticos. Pero no nos equivoquemos: personajes son todos. Me explico.


Personajes poco presentables son aquellos que, como el Partido Socialista, en su momento traspasaron el Toreo al ministerio de Cultura y ayer reculaban por un motivo muy político como es quedar bien con todo el mundo. ¿Que nos lo esperábamos porque son políticos? Sí. Pero también es verdad que no deberían sorprenderse cuando vean la disminución de sus votantes.


Sea como sea, la ILP sale a trámite porque los aficionados así lo han pedido en cada una de las rúbricas a favor de la misma. Y hoy nos despertamos con declaraciones de CiU en las que se muestran irritados porque dicen que la ILP Taurina pretende derogar la prohibición en Cataluña y que no lo van a permitir. Pero hasta donde yo sé, les guste o no, esta ILP es tan legal como la que acabó con los toros en la ciudad condal. Todo esto resulta de una hipocresía tremenda porque por encima de todo, lo que se busca es defender la Fiesta en Cataluña, en País Vasco, en Madrid, en Guadalajara, en Segovia y en todo en el país. Así que no es una cuestión de fastidiar a Cataluña -una tierra en la que hay extraordinarios aficionados-, sino de blindar los toros en España y de momento, hasta que no hagan socavones o se reforme la Constitución, en España estamos.


Y no es que yo sea una “españolita”, todo lo contrario, pues reconozco que me avergüenzo de que se defienda más a la fiesta de los toros en Francia que en nuestro país. En fin, políticos, ¿qué te puedes esperar..?


Foto: Marga Ferrer - Soma Comunicación

@egasensi

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Sábado, 16 febrero 2013 a las 13:07
Anónimo
Los toros. Una fiesta lamentable en la que se maltrata y se humilla a un animal. Así somos en este país, admirando tradiciones nefastas y descuidando otras aspectos fundamentales como la sociedad de Bienestar. Nunca aprobaré estas prácticas asesinas que jamás deberían haber existido.

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress