Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Adrián Cordellat
Miércoles, 23 enero 2013
Cine

El audiovisual como herramienta educativa

Valencia acogió el fin de semana del 19 y 20 de enero la primera edición de la Mostra Internacional de Cinena Educatiu (MICE), un evento pionero en España que, sin apenas presupuesto, congregó en la ciudad del Turia unos 80 cortometrajes realizados por niños procedentes de más 30 países, en lo que fue toda una exaltación del audiovisual como herramienta educativa. En 360 Grados Press hemos hablado con el ideólogo y director de este festival sin parangón en nuestro país, Josep Arbiol.

[Img #16749]Su voz desprende positivismo. Alegría. “Me siento pletórico”, reconoce. Y no es para menos. La primera Mostra Internacional de Cinema Educatiu que se celebró en Valencia el pasado fin de semana superó con mucho sus expectativas. “Ha sido todo mucho más productivo, interesante y grande de lo que jamás hubiésemos pensando”, apunta. El sábado por la mañana, sin ir más lejos, el Espai Rambleta se quedó pequeño ante la afluencia de público, especialmente infantil. “La afluencia fue inmensa, hasta el punto de tener que llamar a personas para que nos ayudasen con los talleres, porque no teníamos prevista tanta gente”. La organización calcula la asistencia total en una horquilla que oscila entre las 1.000 y las 1.200 personas. Todo un éxito para un festival que creció de la nada, “sin dinero pero con mucho positivismo”.


La idea venía tiempo rondando la cabeza del profesor de primaria Josep Arbiol: “Llevo más de 20 años trabajando con audiovisuales, pero fue al asistir a un festival en Grecia, cuando empecé a conocer gente y darme cuenta de que existe un mundo de pedagogía audiovisual muy interesante fuera de España”. El paso junto a su equipo de trabajo de la Asociación Cultural Jordi el Mussol, organizadora del evento, por otro festival, el de Corea del Sur, acabó por hacer visible una idea que este fin de semana se vio plasmada en Valencia: “El festival de Corea nos pareció fabuloso porque tenían una forma de trabajar muy diferente a la nuestra, donde los niños eran los verdaderos protagonistas. Entonces vi el momento y la oportunidad, sobre todo porque con la crisis en Valencia has desaparecido muchos festivales y lugares de diversión para el audiovisual hecho por niños”, asegura.


[Img #16746]El riesgo, crisis de por medio, fue muy grande. Y más cuando quien lo asume no tiene dinero para levantar el proyecto. El crowfunding fue la solución para recaudar fondos. El 90% del presupuesto del MICE, proviene de aportaciones privadas. “Pero no de Coca-Cola o de grandes marcas. El dinero viene de la tienda de debajo de casa, de la papelería de la esquina, del supermercado del vecino…”. Crowfunding en estado puro. El 10% restante llegó por la ayuda de la Universitat de Valencia y de la Generalitat Valenciana a través del IVAC. “Esperamos que a partir del éxito de esta primera edición las entidades públicas entren un poco más”, afirma.


El futuro del festival, que este pasado fin de semana ha demostrado que se pueden hacer grandes cosas sin dinero y sin necesidad de un glamour impostado, parece seguro. “Ahora estamos de depresión posparto, porque ha sido un hijo muy difícil de tener, sobre todo por el tema económico. Pero estamos muy contentos y con ganas de seguir creciendo y mejorando. Aprendiendo de los errores. Y también esperamos contar con más apoyo de la Administración, aunque sea cediéndonos espacios para las proyecciones. El Espai Rambleta sólo lo tuvimos el sábado pero fue magnífico, porque la película que hace un niño es un trabajo y hay que exhibirlo de la mejor de las maneras, porque si hay fallos es una frustración para los pequeños  y nosotros tuvimos que improvisar en un aula de la antigua escuela de Magisterio de la Universitat de València”.


Por una educación audiovisual

[Img #16751]En Corea, además de la apuesta férrea por el audiovisual en el sistema educativo, Josep Arbiol aprendió una cosa que ha aplicado con éxito en el MICE:   “Los protagonistas de los festivales deben ser los niños y no los profesores que trabajamos con ellos. Evidentemente, si no hay profesor, un niño no sabe hacer una película, pero aquí en España y en Europa normalmente es el maestro el que va, explica y se luce y el niño es como que le acompaña porque ‘queda mono’ al lado. En Corea me di cuenta que el protagonista era el niño. Y eso es lo que quise imitar un poco en el festival, donde los niños han sido los principales protagonistas. En España aún cuesta un poco pero ha funcionado”.


También cuesta en España que las administraciones apuesten por el audiovisual en la educación, sobre todo en primaria. En secundaria sí que existe una asignatura optativa.  “El audiovisual es una herramienta educativa imprescindible, aunque en España no se trata bien. Primero por la falta de medios y después por falta de tradición. Estaría bien regular esto, porque vivimos en la era de la imagen y hay que formar a ciudadanos críticos. Ciudadanos que sepan leer imágenes y que no se dejen manipular por ellas. Y la mejor forma de hacerlo es trabajándolo”, reivindica.


[Img #16744]En España se trabaja, aunque siempre a base de “voluntarismo” o en horario extraescolar, sobre todo en fines de semana, que es cuando Josep Arbiol rueda las películas con sus alumnos. “Los niños, cuando tú haces una película con ellos, se dan cuenta de lo que cuesta hacerlo, de lo que es manipular las imágenes, transmitir un mensaje. Y en pleno siglo XXI esto es imprescindible. Pero aquí estamos anquilosados aún y vamos con el libro y la ilustración de hace dos siglos”, sostiene con un punto de resignación.


España no está a la cola en enseñanza audiovisual “porque hay gente muy voluntariosa que trabaja muy bien”, pero sí que está lejos del nivel que muestran países como Grecia o Kenia. Un retraso incomprensible en pleno siglo XXI en el que, como afirma Josep Arbiol, “aprender a leer y escribir imágenes es tan importante como aprender a leer y escribir”. Quizás el éxito de la Mostra Internacional de Cinena Educatiu sea un primer paso para un cambio cultural que empieza a ser necesario en el sistema educativo español.



@acordellat

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress