Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Barreiro
Miércoles, 14 noviembre 2012
Humor

Días duros en la redacción

La semana pasada descubrimos que nuestro querido y respetado periodista tiene vida propia y dedica las noches de los jueves –los viejos sábados– a salir de copas con sus compañeros de redacción. Lamentablemente, su ínclito jefe quiso unirse haciéndose pasar por otro “mugriento plumilla” y estamos seguros de que les amargó la noche.

[Img #16363]No han sido días fáciles, sobre todo después de conocer el despido de los colegas de El País y que desembocó, como no podía ser de otra manera, en que Peláez no se presentó el miércoles 14 de noviembre a su puesto de trabajo sino que hizo la huelga general convocada contra la injusticia de un sistema que nos arroja a la deriva.

 

 



Jueves, 8 de noviembre

 

– ¿Y esa pinta que lleva, Peláez?
– Esta noche saldré a tomar unas copas con unos amigos, jefe.
– No sabía que tuviera vida.
– Solo un ratito, después de cada cierre.
– Ya veo… ¿y sale hoy? ¿Un jueves?
– Es el mejor día, jefe.
– Creí que eran los martes.
– ¿Los martes?

– Sí, oí que son los nuevos viernes.
– ¿Y los viernes?
– Los viejos sábados
– ¿Y los sábados?
– Los nuevos jueves
– ¿Ve?
– Coño, es verdad.
– Pues eso, me voy a trabajar y después… a disfrutar un ratito…
– ¿Podré ir con ustedes, Peláez?
– Somos todos redactores…
– No me lavaré en todo el día.
– Ya, pero…
– Por la noche ya me habrá crecido la barbita guarrilla…
– No… es que…
– Venga, Peláez, me pondré una chaqueta de pana mugrienta…
– Está bien, jefe, pero no hable del trabajo.
– ¿De qué trabajo?
– El nuestro.
– ¿Qué es lo que hacíamos?
– Me ha convencido, jefe.
– ¿De qué?
– Buffffffff…

 

 

Viernes, 9 de noviembre

 

– ¡Peláez!
– Dígame, jefe.
– ¡Coño, qué rápido!
– Estaba aquí mismo, limpiando la plata. ¿qué quiere?
– Llévese esa alfombra, no me gusta…
– No es una alfombra, jefe, es su gato.
– ¿Mi gato?
– Sí.

– ¿Cómo se llama?
– Trancos
– ¿Trancos qué más?
– Solo Trancos, no tiene apellidos, jefe.
– Ya veo… ¿y qué es?
– Un gato, jefe, ¿no lo ve?
– Me refiero a aquí, en el periódico, ¿qué es, redactor o fotógrafo?
– Ninguno de los dos, jefe.
– ¿Un puto becario?
– No, es un animal de compañía.
– ¿Una putilla?
– ¡No, hombre!!
– ¿MI guardaespaldas?
- Es imposible con usted…
– Es que el mundo se ha vuelto muy complejo, Peláez, y no consigo comprenderlo.
– Tiene que reflexionar, jefe.
– Hu ha, una, hu ha, dos, hu ha, tres.
– Reflexionar, jefe, no hacer flexiones. Pensar qué hace aquí.
– No necesito pensarlo, Peláez
– ¿No? ¿Y qué hace?
– Me toco la barriga hasta que vienen los cuervos. Entonces les beso los pies.
– Es un buen plan.
– El mejor.

 

 

Lunes, 12 de noviembre

 

– No, jefe.
– ¿Le dejó su amada?
– Qué va.
– ¿Por qué lloriquea, entonces?
– Por mis compañeros de El País.
– ¿De qué país?
– Del periódico El País.

– Ah, me suena… ¿qué les pasa?
– Se han cargado a más de cien.
– ¿Del tirón?
– Del tirón.
– ¡Qué cabrones! Yo al menos lo hago poco a poco. Da más gustirrinín.
– Sigue siendo una crueldad.
– Y un peligro.
– ¿Un peligro, jefe?
– Sí, periodistas en la calle, con todas esas ideas y esas ganas de contar cosas…
– En eso consiste esta profesión, jefe.
– No sé, puede que le cuenten a la gente la verdad.
– Lo han hecho siempre.
– Entonces están bien despedidos.
– Es usted un capullo.
– Mañana seré flor, entonces.
– Váyase al carajo.
– Al carajillo, Peláez, al carajillo de las diez. ¡Qué rico!

 

 

Martes, 13 de noviembre

 

– ¡Peláez!
– ¿Qué quiere, jefe?
– ¿Qué es esto que tiene sobre la mesa? ¿Esponjillas para los sobacos?
– Son setas, jefe.
– ¿Setas?
– Boletus edulis
– Non bis in idem
– Indocti discant, et ament meminisse periti

– Nun yes tú nun yes
– ¡Eso es bable, jefe, no latín!
– Me pillaste, bribón. Bueno, ¿qué? ¿Unas setas?
– De acuerdo, jefe, esta noche le invito a cenar en mi casa.
– ¿Esta noche? De eso nada, voy enchufando el camping gas y salteando el ajo. Le veo en diez minutos en mi despacho.
– Pero, jefe, ahora tengo que...
– ¡Sin rechistar! Setas al ajillo en diez minutos.
– Dura lex sed lex...
– De duralex, nada Peláez, la mejor porcelana, ante la decadencia, vigor.


 

Miércoles, 14 de noviembre

 

– ¡Peláez!

–….

– ¡Peláezzz!

–…

–¡Peláezzzzzz!

–…

–¡Peláezzzzzzzzzzzz!

–…

– ¡Pélaezzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz!

 

#huelgageneral


Los cables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebook de 360gradospress.


La foto es de Marga Ferrer



Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress