Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Lorena Padilla
Miércoles, 22 febrero 2012
Opinión

Consecuentes

Marcar como favorita

Está comprobado que cuando nos ponemos nerviosos, solemos sudar, nos tiemblan las manos, la mente puede quedarse en blanco y hasta articular una palabra y pronunciar con decisión supera en dificultad escalar el Himalaya. El lenguaje no verbal, sin embargo, habla por sí solo y delata que hay cosas que cuestan.

[Img #14690]Las ojeras de la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana gritaban sin disimulo que la recién estrenada en el cargo, Paula Sánchez de León,  estas noches no había conciliado el sueño con facilidad. Su tono de voz, tenue y pausado, se adivinaba acorralado por las preguntas de los periodistas acerca de las cargas policiales contra estudiantes de instituto por las calles de Valencia. Y es que uno está en el cargo para todo: a veces para ser la imagen de la ciudad de la luz y del color; a veces, para dar la cara ante los ciudadanos a los que en teoría te debes. En la misma rueda de prensa, Sánchez de León, aseguró que “se depurarán responsabilidades”, en clara alusión a la Policía. Pero, ¿qué hay de asumir las propias? Claro, hay cosas que cuestan.

Esto de entonar el ‘mea culpa’ no nos gusta nada de nada, especialmente a los políticos. ¿Y dimitir? De eso ni hablar. Y para muestra, cientos de botones. Uno de los más sonados y recientes es el caso de Francisco Camps. Tras tiras y aflojas con Génova, al final, el expresidente compareció ante la prensa para “ofrecer su sacrificio a España”. Dicho así, no sólo levanta cierto sentimiento de ridículo, sino también es un intento de suavizar el golpe. Su expresión con esa medio sonrisa extraña al proclamar su inocencia durante el discurso fue, cuanto menos, peculiar. No admitió preguntas. Tampoco lo hizo en 2009 el también expresidente, pero esta vez de la Cámara de los Comunes, Michael Martin cuando anunció su dimisión como Speaker. La vergüenza de cargar al erario público los pagos de la limpieza de la piscina y de películas porno, entre otros placeres, venció el pulso. El nulo apoyo de Gordon Brown cuando aquello saltó a la palestra, muy probablemente, algo empujó. Dimitió, sí. Pero no deja de ser significativo que Martin fue el primer Speaker que renunció al cargo en más de 300 años.

Mucho menos tiempo, poco más de un año, ha durado Christian Wullf como presidente alemán, al verse envuelto en un escándalo de tráfico de influencias. Reconocer que ha habido errores y admitir que han sido propios, no sólo es difícil (especialmente en España), también abochorna. Pero todavía es más complicado y vergonzoso negar lo evidente. El congresista estadounidense por Nueva York Anthony Weiner ofreció el verano pasado dos ruedas de prensa cuando se supo del envío de fotos de contenido sexual a varias mujeres utilizando las redes sociales. Su primera aparición en público fue para maquillar el asunto; la segunda, para dimitir y pedir perdón, especialmente a su mujer.

¡Ay, cómo cuesta!



 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 22 febrero 2012 a las 23:23
Sandra
Cuanta razón... El sistema político actual no se cuestionaría tanto si nuestros políticos tuvieran un poco más de humildad y mostraran a los ciudadanos que representan el respeto que se merecen, por ejemplo, dimitiendo a tiempo.

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress