Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Montes
Miércoles, 18 enero 2012
Crítica

'yo'

Por Javier Montes

[Img #14385]Hacía meses que venía buscando una película española diferente, alejada de estereotipos y patrones predefinidos. En esta misma columna reclamaba hace unas semanas que nuestro país necesitaba directores y guionistas aventureros. Pues bien, tras muchos fracasos por fin llegó a mis manos una cinta diferente ‘yo’ (sí, en minúsculas), un largometraje dirigido por el mallorquín Rafa Cortés (2007).

A Cortés, sin ir más lejos, el riesgo le ha reportado una Mención Especial del Jurado en el Festival de Málaga, el Premio Fipresci de la crítica a la Mejor Ópera Prima en Cannes, el de la Crítica de Rotterdam y el haber logrado que ‘yo’ fuera seleccionada en cuarenta festivales de todo el mundo. En 360gradospress aún no tenemos recursos económicos suficientes como para otorgar ningún galardón pero valga nuestro reconocimiento y felicitación en forma de texto.

La película narra la historia de Hans (Alex Brendemülh), un alemán que llega al pueblo mallorquín de Estellencs y comienza a trabajar como jardinero en caso de un compatriota. Las relaciones que se establecen entre Hans y los habitantes del pueblo marcan el ritmo de este largometraje que mezcla la comedia con el misterio, aunque no es precisamente ni lo uno ni lo otro. ‘yo’ es una película extraña, sin pies ni cabeza, que no deja indiferente a ningún espectador. Habrá quienes al poco de empezar a verla sientan la tentación de levantarse del asiento pero les garantizo que según van pasando los minutos se verán envueltos en una historia inexplicable a la cual uno quiere encontrar la salida. Sólo una píldora, en Estellencs vivía un antiguo habitante del mismo nombre y nacionalidad del protagonista que, por una turbia circunstancia, ha desaparecido sin dejar rastro, o casi.


Con un presupuesto de poco menos de medio millón de euros, una cámara semiprofesional y actores, en su mayoría, aficionados, la película parte de una experiencia personal del propio Rafa Cortés en ese mismo pueblo, donde asistió a la irrupción de un vecino alemán que se había cortado los brazos en plenas fiestas del pueblo. ¿Sigo? Mejor véanla. Es diferente, merece la pena.

@JavierMontesCas

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress