Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Estefanía G. Asensi
Miércoles, 7 diciembre 2011
Obituario

Adiós a Diego 'Valor'

Marcar como favorita

Fue un artista completo, sentido con el capote, animoso y arrebatador con la muleta, y puro en su manera de entrar a matar, jugándosela sin engañar a nadie.

[Img #14255]La semana pasada falleció el diestro sevillano Diego Puerta, conocido en todo el orbe taurino como Diego Valor en referencia a un héroe de tebeo, un apodo ganado a sangre y fuego por un torerazo que consiguió cortar dos rabos en la Maestranza de Sevilla y que abrió la puerta grande Las Ventas ocho veces. Pero también vivió de lleno la peor cara de la Fiesta, pues los pitones de los toros le traspasaron el terno en muchas ocasiones, treinta de ellas graves. Y como nota curiosa, en varios de sus múltiples percances se vio obligado a torear con pantalones de monosabio, muy grave tenía que ser para que Diego ‘Valor’ se fuera a la enfermería.


Fue Puerta un torero fiel a un estilo, con un valor natural, una técnica muy depurada y con una torería intrínseca que bien le hubiera valido la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes. Fue un artista completo, sentido con el capote, animoso y arrebatador con la muleta, y puro en su manera de entrar a matar, jugándosela sin engañar a nadie.


[Img #14256]Tomó la alternativa en el año 1958 en su Sevilla natal y allí mismo, en la plaza de toros, la afición le dio su último adiós, fue su última vuelta al ruedo en su ciudad, en su plaza, en su casa. Una despedida acorde a su genialidad y merecida para un torero que siempre puso casta en cada una de sus actuaciones, no es de extrañar pues que a todos los aficionados –no sólo a los sevillanos- les haya caído un jarro de agua fría con la muerte de Diego Puerta.


Con Diego ‘Valor’ se va un maestro en esto de la tauromaquia, un espada con el que el público disfrutaba a raudales, pero con el que también padecía con sus naturales arrimones que tenían en un ¡Ay! a los asistentes. Se va el maestro del ‘Ay’, pero también el del ¡Olé!, el maestro al que no se le fue el valor por las cornadas, como se suele decir.


Descanse en paz.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 8 diciembre 2011 a las 13:09
j.garcia
Por mi edad,nunca le vi torear, pero lo que he leido y me han contado aficionados que le vieron,fue un pedazo de torero. d.e.p.

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress