Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Montes, Asturias
Miércoles, 21 septiembre 2011
Tradiciones

Dos siglos y un año gritando ¡Viva México!

360gradospress acude con un grupo de mexicanos afincados en España a celebrar el ‘grito’, la fiesta de la independencia del país azteca. Mariachis, margaritas, tequila, tacos, chalupitas… una velada que se repite desde hace 201 años.

[Img #13747]Al grito de ‘Viva México’, mexicanos asentados en España celebraron el pasado jueves el 201 aniversario de la independencia de su país. La cita es una fiesta, una disculpa para reunirse, una velada para comer, beber y cantar, para recordar, para que afloren los sentimientos patrios, para corear el ‘grito’, para chillar ‘¡Viva México!’.

Cada uno lo celebra como quiere pero los mexicanos, por lo general, son gente de buen pico a los que les gusta festejar. No es de extrañar que busquen un lugar para disfrutar a gusto de la buena mesa y caldos en abundancia. 360gradospress acompañó a una familia originaria del DF, asentada en Asturias desde hace casi dos décadas, a celebrar el ‘grito’. Fue en La Hacienda Marmolejo, un pequeño negocio familiar de hostelería situado en Gijón.

No falta de nada. Banderolas de México decorando el local de lado a lado, camareras ataviadas con traje típico, un mariachi -Manolo Rodríguez ‘El Jalisciense’- responsable del negocio y quien a las diez y media en punto se arranca a cantar lo que le pidan. Es el rey de la fiesta en la antesala del grito de independencia. Entre tanto corren las jarras de margarita, las botellas de Sol y Pacífico, las enchiladas, los tacos, las tortillas, las chalupitas… Se come, se bebe y se canta. Todo sin prisa pero sin pausa, haciendo crecer la euforia. Pendiente del reloj, Manolo descansa de las rancheras unos minutos. Desde las mesas le piden canciones. Los comensales están apretadísimos, chocan codo con codo y al finalizar la noche se entremezclan conversando acerca de dónde nacieron, de su última visita a México, de sus familiares y amigos… Cantan ‘El Rey’, ‘Ella’, ‘México lindo’, ‘Cielo rojo’… da igual. ‘El Jalisciense’ las conoce todas y La Hacienda Marmolejo estalla tarareando una a una.

Las cero horas
Se seca el sudor, se quita el sombrero y espera pacientemente a que las agujas marquen las cero horas. Es lo mismo que hacemos en España el 31 de diciembre. Pero en México no se comen uvas. A las doce en punto de la noche se lanzan vivas en honor a los héroes que les dieron patria y libertad. ‘Viva Don Miguel Hidalgo y Costilla’, ‘Viva José María Morelos y Pavón’, ‘Viva Josefa Ortiz de Domínguez’ y al unísono por cada nombre La Hacienda Marmolejo revienta con un ‘viva’.
-‘Viva Valle Nacional’, grita Manolo.
-‘Viva’, replican los comensales.
-‘¡Viva México!’.
-‘¡VIVA!’.

Apenas unos segundos después, levantando el brazo y dirigiéndolo hacia el pecho, mano extendida, empiezan a entonar el Himno Nacional Mexicano. Es una exaltación de patriotismo, es la fiesta del ‘grito’, la conmemoración de la independencia, una disculpa para ir de fiesta, una reunión de emigrantes que aman su tierra. A esa hora, en el Zócalo del Distrito Federal, el ‘grito’ de Dolores –como también se conoce- recorre el país. En México septiembre significa fiesta. En este mes celebran la independencia y comienza el Festival Mariachi en Guadalajara, el más tradicional de cuantos se organizan.

La historia del 'grito'
La historia del ‘grito’ se remonta a 1810. Por entonces, lo que hoy conocemos como México y que oficialmente se llama Estados Unidos Mexicanos, era un territorio denominado La Nueva España, administrado por españoles, con diferentes castas y un injusto desequilibrio social. En La Nueva España vivían españoles –nacidos en España y que vivían en el nuevo territorio- con acceso a la administración del territorio, al poder eclesiástico o militar y a los grandes negocios, criollos –hijos de españoles nacidos en La Nueva España- que se dedicaban principalmente al comercio, mestizos –hijos de españoles con indios- e indios –nativos- quienes podían acceder a la educación, y negros- los esclavos- explotados brutalmente en campos agrícolas, en minas y demás trabajos pesados.

[Img #13748]Apenas han pasado doscientos años desde que La Nueva España pasó a la historia. La revuelta impulsada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810 acabó con aquellas desigualdades. En 1808 Napoleón había ocupado España y los españoles estaban centrados en defender su país, algo que aprovechó el pueblo de México para promover el movimiento de independencia. La historia del ‘grito’ es un poco difusa. El párroco de Dolores de Guanajuato, el llamado padre de la Patria, el cura Miguel Hidalgo y Costilla, tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe, hizo sonar las campanas llamando a misa a los feligreses y los incitó a  luchar por su libertad. Al grito de ¡Mexicanos, viva México!, ¡Viva la Virgen de Guadalupe! y ¡Muera el mal gobierno!, Hidalgo empujó al pueblo a levantarse contra los españoles. Así es como empezó la revolución y como se consumó la independencia de México. Y a esa arenga de Hidalgo es lo que se conoce como ‘grito de la independencia’.

Este hecho sigue siendo un acontecimiento en el país y para los mexicanos.  Es ‘el grito’. Participar en este ritual es unirse al pueblo mexicano que clama por libertad, independencia y justicia.

La noche del 15 y todo el 16 de septiembre los mexicanos festejan año a año su independencia. Desde hace ya más de un siglo, la noche del 15 es momento de fiesta, de celebraciones en las calles. Es la demostración popular y el anticipo al festejo oficial, con un desfile militar el día 16. Ese día arrancó la rebelión pero no fue hasta el 27 de septiembre de 1821 cuando se consiguió la Independencia. Fue el final del gobierno colonial en el país y el primer día en que se enarboló por primera vez la bandera tricolor como símbolo nacional.
En México viven hoy 112 millones de habitantes, una sexta parte en el DF; es el principal destino turístico de América Latina y uno de los diez países más visitados del mundo. En gran medida gracia a los 31 sitios culturales y naturales considerados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Es un país con historia, con cultura, con gastronomía, con folclore… es un país que cada año grita ‘¡Viva México!’.


@JavierMontesCas

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress