Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 14 septiembre 2011
Videoteca

Bienvenidos al norte

Por Javier Montes, periodista

[Img #13713]Hacía muchos meses que no encontraba una cinta tan completa como ‘Bienvenidos al norte’ (Bienvenue chez les Ch’tis, en Francia). Esta encantadora comedia es la película más taquillera de la historia del país galo, donde consiguió recaudar más de once millones de euros, y de Bélgica. En esos países, gracias a los clichés localistas, seguro que disfrutaron el triple que nosotros, que no es poco. El artífice del éxito es Dany Boon, quien dirige, escribe y protagoniza el film, estrenado en 2008.

La película narra las aventuras de Philippe Abrams (Kad Merad), el encargado de una oficina de correos en la ciudad de Salon-de Provence, al Sur de Francia. Julie (Zoé Félix), su mujer, que padece constantes episodios depresivos, quiere que trasladen a su marido a la Riviera francesa. Cree que la Costa Azul pondrá fin a todos sus males. Philippe, obsesionado con ese traslado, recurre a las trampas pero un inspector le caza y como castigo es destinado a una pequeña localidad del norte de Francia llamada Bergues, en la región de Norte-Paso de Calais, en la frontera con Bélgica. Con fama de lugar inhóspito y frío, los habitantes de esta zona del país hablan el ‘ch’tmi’, un dialecto que da aún más juego a la comedia. Es difícil que alguien no rompa a reír en más de una docena de escenas de la película. Philippe viaja solo a su nuevo destino que, por sorpresa, resulta acogedor, amable y divertido. Decide entonces ocultar esa fantástica realidad a su mujer y a partir de ahí empieza un enredo maravilloso, plagado de ternura.

La película obtuvo el Gran Premio del Público en el festival de Sevilla y compitió por el Premio del Público de la Academia del cine Europea.

Su romanticismo, el buen rollo casi permanente de los personajes y su perfil entrañable provocan en el espectador una sonrisa perenne durante noventa minutos largos. ¿Qué más se puede pedir de una comedia?

@JavierMontesCas

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress