Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lorena Padilla
Miércoles, 11 mayo 2011
Hungría

Budapest: una ciudad de contrastes

Como una ventana abierta al entendimiento entre Oriente y Occidente se encuentra Budapest, la capital de Hungría bañada por el Danubio. Tanto su ubicación geográfica como su historia la convierten en un enclave de ambos mundos, que confluyen con singular armonía en una ciudad bella, melancólica y romántica. Fundada en 1873 con la fusión de Buda, Pest y Óbuda, ofrece una auténtica estampa de contrastes que irremediablemente quedan grabados en la memoria del visitante.

[Img #13231]Buda contempla a Occidente desde un paisaje montañoso y verde que da cobijo a espectaculares monumentos a los que se llega mediante calles adoquinadas y empinadas. El Palacio Real, que en la actualidad alberga diferentes museos, se eleva con solemne majestuosidad en la colina de Buda. Muy cerca, a un paseo que bien merece la pena, el viajero se topa con el Bastión de los Pescadores, muy cerca de la bonita Iglesia de San Matías. Laberintos y torres forman este bastión, donde es habitual y recomendable hacer un alto en el camino, pues desde allí se contempla una espectacular vista de Pest. Muy probablemente, será una de las estampas más fotografiadas de la ciudad. Pero no la única.

 

También en las alturas se encuentra la Estatua de la Libertad, que corona el monte Gellért. No se llega a la cima en cuestión de minutos, pero el esfuerzo tiene recompensa. La subida, rodeada de vegetación, está plagada de miradores que regalan deliciosas imágenes de la capital húngara. Ponga especial atención en las plantas que hay a cada lado del camino, porque es posible que algún que otro erizo se asome a saludar. Existe la opción de subir o bajar este monte mediante transporte público, pero es altamente recomendable que una de las dos opciones (sino las dos) se haga a pie.

 

[Img #13229]La elevada Buda está unida a la llanura de Pest por un total de diez puentes que cruzan el río Danubio. De todos los cordones umbilicales entre ambas partes, el Puente de las Cadenas es, sin duda, el más emblemático, ya que es el primero que conectó las dos orillas. Cuenta la leyenda que el responsable de la obra quedó tan maravillado con el resultado que desafió con encontrar un solo fallo en el puente. De ser así, según dicen, se tiraría al Danubio. Y el fallo, salió a la luz. Los leones que custodian la entrada a la estructura no tienen lengua... Con lengua o sin ella, se trata de un puente seductor, sobre todo de noche.

 

Y cualquier hora es buena para visitar Pest. Es el centro de la administración, de las compras y los cafés salpicados del aroma del siglo XIX. A orillas del Danubio es inevitable [Img #13230]detenerse en el Parlamento, que recuerda al de Londres. Por fuera es majestuoso; por dentro, también. Los ciudadanos de la Unión Europea tienen entrada libre con visitas guiadas en varios idiomas, entre ellos el español. Ahora bien, si quiere conseguir una entrada, mejor que no se le peguen las sábanas, pues aunque la primera visita empieza a las once de la mañana, a las nueve ya se han agotado todos los pases.  Entre calles repletas de restaurantes, cafés y gente que viene y va, se encuentra la Basílica de San Esteban. La sensación de entrar en el templo mientras suena el gran órgano es sencillamente indescriptible.

 

Pero todavía es más escalofriante el Parque del Memorial y el Árbol de la Vida, ambos dedicados a la memoria del Holocausto y situados en la Sinagoga de Budapest; la más [Img #13228]grande de Europa. El barrio judío es parada obligatoria. Como también lo es la inmensa Plaza de los Héroes, el Mercado y los numerosos baños termales con los que cuenta la capital de Hungría, conectada mediante tranvía, metro y trolebús.

 

Una ciudad que mantiene su moneda, el florín, pero que se ha adaptado a la incondicionalidad del idioma inglés. Una ciudad que, junto al Danubio, derrocha belleza y desprende Historia. Una ciudad, Budapest, para descubrirla.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
elsociologo
Fecha: Miércoles, 25 mayo 2011 a las 18:39
Muy interesante concoer la doble moneda. No tenía ni idea o es única el Florín? Nunca se sabe a la hora de viajar...
Marina
Fecha: Viernes, 13 mayo 2011 a las 00:38
Acabo de decidir mis próximas vacaciones: me voy a Budapest!

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress