Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jose Paños
Miércoles, 13 abril 2011
Ocio

A todo vapor en pleno siglo XXI

¡Pasajeros al tren! 360gradospress invita a sus lectores a subirse a la afición de las locomotoras a escala, una pasión que une a maquinistas y viajeros.

[Img #13142]Las locomotoras a vapor son cosa del pasado si hablamos en términos tecnológicos. Hace ya décadas que aquellos monstruos de acero que comían carbón dejaron de unir gentes, pueblos, sueños y solventar contratiempos. No obstante algunos amantes de los trenes se resisten a sacarlos de las vías, aunque sea a su manera. En Ribarroja del Túria (Valencia) encontramos uno de los parques vaporistas que existen en España de locomotoras en miniatura. La asociación, presidida por David A. Sanfeliu, cuenta ya con más de 20 años de actividad, y sigue camelando a niños y mayores. Allí, locomotoras a vapor y eléctricas a escala de 5 pulgadas recogen al público en una estación y les transporta por un recorrido entre vegetación.

 

Como explica Fernando, uno de los miembros de la asociación, “los fabricamos nosotros. Antes se hacían totalmente a mano, a segueta (sierra pequeña) pura y dura”. En cambio [Img #13146]ahora “con las nuevas tecnologías nos resulta más sencillo y dibujamos en Autocad los planos. Luego los mandamos a cortar al láser, aunque a partir de ahí necesitas obligatoriamente soldar, ajustar, calcular desarrollos…”. En el taller de reparaciones se puede observar cómo cargan las locomotoras con carbón y cómo la chimenea resuda agua y vapor. Hay que tener maña para repararlas y ponerlas a punto. Desde luego no es un juego de niños.

 

“Una máquina eléctrica hecha por una sola persona puede costar fabricarla unos seis meses y si hablamos de dinero, las sencillas cuestan a partir de 3.000 euros”, comenta Fernando. En el caso de los  motores de vapor “podemos estar hablando de unos dos años de confección y a partir de los 20.000 euros”. Las máquinas a vapor se pueden comprar ya hechas o las piezas para montarlas, sobre todo en Inglaterra y Alemania.

 

En el caso de Fernando, él posee una reproducción del tren cremallera de la Vall de Nuria  (Cataluña) “que sube a las pistas de esquí y al monasterio”. “Es una eléctrica, que funciona con dos motores, a 12 voltios”. Tiene una longitud de unos 70 centímetros, y puede arrastrar unos 350 kilos, unas cinco personas”.

 

 

Amantes de los rieles

[Img #13136]El presidente del Centro Ferroviario Vaporista de Ribarroja del Túria cometa que en la escala tripulada o a vapor vivo existen diferentes tamaños, siendo la de 5 pulgadas la más habitual en Europa “porque no es excesivamente grande como para que sea peligroso, ni tan pequeño como para que sea incómodo”. En el caso de su grupo, la iniciativa nació de unos amigos que formaban parte de la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril, quienes empezaron comprando un par de máquinas y un circuito portátil. En ese momento su “base de operaciones” era el chalet de un amigo donde hacían rodar las máquinas. Luego quisieron seguir el ejemplo de Benicàssim o Cornellá, donde los ayuntamientos habían cedido terrenos donde instalar los parques ferroviarios. Finalmente, su empeño tuvo recompensa y en la actualidad son entre 40 y 50 socios.

 

[Img #13145]El presidente de la asociación destaca que el objetivo principal de su grupo es compartir con la gente esta pasión. Y es que ¿qué sería de un tren sin pasajeros? Ellos quieren mostrar los conceptos mecánicos, cómo conducirlo… “Disfrutamos llevando gente de verdad. Te sientes un poco ferroviario”, confiesa.   Davi Sanfeliu nos explica que “llevar un tren real, de escala 1/1,  solo está alcance en Azpeitia (Gipuzkoa)”. Allí, en el Museo Vasco del Ferrocarril, se pueden realizar cursos de iniciación a la tracción vapor. Asimismo, Sanfeliu destaca la importancia en este mundillo de Palau-solità i Plegamans, donde el Tren de Palau, ofrece diferentes escalas de máquinas. Ellos, no obstante, disfrutan gritando ¡Pasajeros al tren! en su parque en miniatura. “No es lo mismo pero hay que saber llevarlo…crear un tren que arrastre una tonelada y media, que coja bien las curvas, que sea seguro… es algo complicado”, concluye David.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Antoni
Fecha: Lunes, 13 marzo 2017 a las 11:12
Tuve en su dia conocimiento de la construccion de un circuito de vapor vivo por un ingeniero de ferrocazrriles ingles.
El me hablo que tenia unos conocidos en valencia y que habia intervenido en la construcccion o proyecto no lose de un parque ferroviario en vuestra comunidad. Yo se que el es representante de una empresa de venta de accesorios para vapor vivo en inglaterra i es ingeniero de ferrocarriles reales.
He perdido su pista y a parte me gustaria un dia bajar a Valencia ha ver vuestro circuito o loss que tengais aqui, Me parece recordar que en castellon hay otro. ya direis algo GRACIAS
Inma perez
Fecha: Lunes, 18 abril 2011 a las 10:17
Es una maravilla de aficion, disfrutan mucho y es muy sana. Pero lo mejor es que mi padre la disfruta como si fuese un niño de tres años con un juguete nuevo y eso es muy bonito... Nunca hay que perder ese niño que llevamos dentro. Pero que guapo esta mi padre en las fotos... Gracias por el articulo...
Susi
Fecha: Miércoles, 13 abril 2011 a las 22:54
Me gusta esta aficion, pienso que es una forma divertida para que los niños conozcan los trenes que habian antes, me gusta el reportaje

360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress