Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
V.P.
Miércoles, 9 marzo 2011
Folclore

El arte que renace de sus cenizas

Acudimos al taller de Pedro Santaeulalia, uno de los artistas falleros más reputados y premiados, para charlar sobre la creación de los monumentos.

[Img #12954]Vamos en busca del taller del reputado artista fallero Pedro Santaeulalia sin saber muy bien por donde para, pero nada más dejar atrás una rotonda nos damos de bruces con un camión grúa que está cargando grandes figuras embaladas en plástico. “No hay duda, aquí es” nos decimos, mientras vemos el trajín que hay en la puerta del taller. El monumento fallero está listo para viajar a su emplazamiento, en este caso a Convento Jerusalén-Matemático Marzal. Esto se traduce en monumento de Sección Especial, la máxima categoría artística de las fiestas valencianas por antonomasia.


En dos zancadas nos plantamos en medio de la nave industrial. Nos rodean más partes del conjunto escultórico y desde una pared, colgados, nos observan viejos moldes que el padre de Pedro utilizaba antiguamente para la creación de las fallas. Preguntamos por nuestro entrevistado. “Al fondo, en aquel cuarto” nos señala un trabajador. Sorteamos con cuidado las esculturas, no vaya a ser que seamos manazas y nos carguemos de golpe y porrazo horas de ilusión y trabajo. Efectivamente, en un pequeño cuarto nos encontramos con el laureado Pedro Santaeulalia, quien sabe lo que es ganar cinco veces el primer premio de la máxima categoría,  y plantar los monumentos falleros más grandes jamás creados, en su etapa para la comisión Nou Campanar.


[Img #12960]Allí nos recibe, pincel pequeño en mano, dando los últimos retoques a un “ninot”. Son, nunca mejor dicho, las últimas pinceladas de un trabajo muy costoso. Como explica el artista “a cada Falla le dedicas un año. La gente no acaba de ver la faena que lleva un proyecto como este”. De hecho, nos dice,  “hoy mismo ya estábamos hablando para el diseño del año que viene”. “Es un trabajo absorbente pero ilusionante”, apostilla Santaeulalia.


Del papel a las manos, pasando por el 3D

En el caso de una falla de Especial “primero se realizan esbozos en un papel en blanco. Tras un buen dibujo se hace la maqueta”, que antes de poder verse físicamente se ha diseñado en 3D “para conseguir el volumen perfecto, así el proyecto no se va ni un milímetro”. “El ninot de suelo se hace y se pinta a mano, no hay una máquina que haga muñecos”, comenta Santaeulalia bromeando. “Absolutamente nada de la Falla se queda sin pasar por la mano artesanal”.  El uso de los moldes es minoritario y sólo se emplean para objetos a repetir muchas veces, como las piedras.


[Img #12956]Sobre los materiales, nos explica que el principal es el corcho blanco, de polietileno, y la madera, “que es el alma de la falla, la que la aguanta”. Durante este proceso artesanal se intenta “que los productos sean la mayoría al agua, ecológicos” y por ejemplo “el corcho es auto extinguible, por lo que es menos tóxico”. Sobre este tema, el artista quiere destacar que “se hizo un estudio en el que se decía que uno de los días en Valencia que menos contaminación hay es el de la Cremà (n.r. cuando se queman los monumentos), porque el 99 por ciento de los coches están parados. Esto lo comento cuando la gente se queja,  aunque es una cosa que a todos nos preocupa, el que más y el que menos tiene hijos”.


[Img #12955]Pedro Santaeulalia empezó en esto muy joven pues su abuelo ya hacía Fallas, y su padre Miguel “es el que empezó todo el lío”, dice el artista. “A mí me picó esta profesión cuando empecé a pensar que hacer con mi futuro laboral. En el taller de mi padre aprendí a trabajar en todos los procesos de la creación de la falla”.


Vemos cómo trabaja, con un mimo y a la vez una soltura increíble con el pincel mientras habla con 360gradospress. Sobre la mesa tiene una paleta de colores al óleo. Detrás un foco de obra que le alumbra, aunque intenta aprovechar al máximo la luz natural que entra por la ventana. Le preguntamos cuánto puede tardar en hacer una figura como esa, más alta que nosotros. “Al quedar solo tres por terminar, les puedo dedicar casi un día para cada una. Pero un par de horas te las puedes quitar de encima, con una buena calidad”.


Retos de futuro

[Img #12958]Para finalizar nuestro encuentro le preguntamos sobre sus retos de futuro y diarios con cada monumento: “He hecho ya bastante barbaridades, porque la época de Nou Campanar en su máximo apogeo… Había años que he pensado hasta hacerla, del lío que suponía. Pero si esa época en la que tenía 35 años no lo hacía ¿Cuándo lo iba a hacer?”, señala.


Santaeulalia reflexiona sobre la tarea del artista fallero, y en su opinión “esto tiene una cosa bonita y es que cada año se quema, existe esa sensación de Ave Fénix, que de esas cenizas nace otro proyecto… cosa que hay gente, sobre todo la de fuera de Valencia que no entiende”. “Tengo suerte de que voy consiguiendo mis propios objetivos. Ya no es sólo ser el primero. Por ejemplo yo quería llegar a Convento Jerusalén, porque es una comisión que me gustaba, con una ubicación que considero de las mejores. Lo he conseguido y estoy muy contento”. Para él, “lo más bonito es que la gente identifique la falla como tuya sin leer el nombre y que la disfrute y entienda, sin leerse hasta el último cartel”.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress