Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Barreiro
Lunes, 8 noviembre 2010
Palabras de arena

El Blog de David Barreiro

Aunque vive sujeto a la agreste realidad del periodismo, debutó en la ficción con la obra Relatos posindustriales, Premio Asturias Joven de Narrativa 2007, tras haber obtenido reconocimiento en diferentes concursos literarios a nivel nacional. Posteriormente, publicó Mediocre (InÉditor, 2009), una novela que él mismo (aunque lo niegue) protagonizaba. “Barriga (InÉditor, 2010) es otra cosa”, dice, sin saber muy bien a qué se refiere.

[Img #12006]
Puente

El próximo martes es fiesta en Madrid, por lo que la ciudad se quedará vacía, yerma, preciosa.


En esta ocasión no me tocará verlo, pero otras veces he ido a trabajar esos días de puente y me ha embargado toda esa triste belleza que emerge de la ausencia y la soledad.


Lo dejé escrito en Mediocre y os lo dejo aquí para los que el lunes vayáis detrás de vuestra sombra camino a la oficina.


"El hombre desliza los pies por la noche ficticia del amanecer bajo un cielo que espeja las aceras adoquinadas y grises, con el viento impulsivo del otoño azotando el bosque de antenas y las cornisas ausentes y también su cara, desde hace años tapizada en cretona para evitar golpes y besos, caricias y hostias que la vida trae y se lleva sin reparo.


Afuera, el rumor de coches y gente y niños que atrapa las mañanas herrumbrosas de noviembre en Madrid es hoy silencio y ausencia, agua estancada en habitaciones cerradas y carreteras de huida.


El héroe desciende las escaleras estrechas y romas del Metro donde se rodea de otros ídolos perdidos, titanes que no encuentran su lugar en un ponto gélido que alcanza cada esquina y cada voz, cada línea de la historia, fina capa de hielo a punto de resquebrajarse, de caer en una sima de brazos cruzados, una fosa de silencio y asfixia, hoja seca que nunca regresará a un árbol que la ve y la olvida.



El mito bípedo y despeinado cruza el día con pasos ahogados y lentos, caminar censurado por la sequía y el miedo, por la esperanza vencida, sarmiento putativo que no logra desatar la soga.



El Dios de pulgar oponible arrastra los pies por la noche real de la tarde bajo un cielo que sombrea las entradas a los bares, los callejones magros, los bancos de piedra sin piel y las cuestas enfiladas hacia un punto de fuga que huye en cruel metáfora este octavo día de noviembre, lunes y también viernes, que no se va sino sigue, negro y hostil, en un anaquel donde se arrumba la vida calendada.
"


Hasta el miércoles.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress