Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
V.P.
Miércoles, 3 noviembre 2010

Érase una risa a una nariz pegada

360gradospress acude a la ‘Mostra Internacional de Pallasos de Xirivella’, donde reinan las naricillas rojas y los zapatos de talla imposible

[Img #11971]El escenario está iluminado tenuemente. Desde la última fila del auditorio se vislumbra  un mar de cabecitas que apenas sobresalen del respaldo. Se oyen vocecillas cuchicheando. Trinxeta acaba en el suelo por cuestiones de guión. La carcajada colectiva explota. El recurso del humor más esencial, el del tortazo contra el suelo, sigue funcionando. Aparecen al son de la música la mujer barbuda, los malabaristas, el trapecista, “¡un mago!”, dicen entre el público y, cómo no, los payasos. Una rata de peluche canta: “La vida es como el circo, los buenos momentos hay que disfrutar”. Desde luego, a tenor de la reacción del público que no supera los cinco años de edad, el personajillo de la nariz roja no ha pasado de moda.

 

Nos encontramos en la Casa de la Cultura de la localidad valenciana de Xirivella, donde se celebra la Mostra Internacional de Pallasos, que ya va, nada más y nada menos, que por su decimoséptima edición. Este encuentro acoge la exhibición de espectáculos de grupos estatales e internacionales, pero también actividades relacionadas con este arte, como talleres de clown, exposiciones o charlas. Asimismo, entre uno de sus objetivos principales está el de acercar la figura del payaso y la payasa a los niños.

El personaje antes citado, Trinxeta, forma parte de la obra El circ Filirates (El circo Filiratas), de la compañía catalana Filgranes. Su propuesta cuenta la historia del circo del señor Makutu, quien debido a su mala gestión debe deshacerse de su carpa. Tan sólo quedan Trinxeta y sus amigas, las ratas de circo, que serán las que rescaten el negocio. Esta obra dirigida por Walter Velázquez propone con pocos decorados trasladar al espectador hasta la pista de un circo clásico, el de los domadores y forzudos. Los niños ponen también su parte: deben con su imaginación añadir elementos que no existen en el escenario, como la escalera del trapecista o la cuerda floja.

 

Tras los aplausos finales, los pequeños van  saliendo en fila india del auditorio. Por sorpresa, los tres personajes de la obra bajan a despedirlos, y es en ese momento cuando ante nosotros se compone una imagen emotiva, que da alguna pista de por qué seguimos sintiendo atracción por los payasos en pleno siglo XXI: Trinxeta se agacha y uno de los niños, queda asombrado por el personaje. ¿Su reacción? Tocarle tímidamente con el dedo índice la nariz roja mientras le mira fijamente. Los actores nos dan más claves: “siempre ha habido un personaje en la cultura que hacía reír, un contrapunto al orden establecido. Está estudiado antropológicamente que en diversas tribus existe esa figura. Fueron antes bufones, luego mimos o payasos. Es algo muy humano”, señala Jordi Torrens (Trinxeta). Por su parte, Marta Riba (Ratiki), quien interpreta, canta y maneja marionetas,  explica que “la personas se ven muy reflejada con los payasos, por ejemplo cuando se caen al suelo…¿quién no se ha caído alguna vez?”. Quizá haya que añadir la ternura, inocencia y esa forma de reirse de uno mismo que ofrece este personaje

 

¿Morirá la figura del payaso y el circo? Para estos tres actores el futuro de esta disciplina artística pinta bien. “Ahora hay un montón de festivales, el circo ha ido a mejor”, apunta Torrens. Pero también señalan que es necesario un apoyo a este arte. Albert Pérez (Makutu) indica que “en comparación con otros países, aquí falta dinero y estructura”. Ellos por su parte, ponen su granito de arena para que siga adelante, tanto con su trabajo sobre las tablas como formando parte de la asociación Tub d’Assaig, junto a varias compañías. Hacen entre otras actividades, cabaret, formación para jóvenes o circo en familia.

 

La Mostra estará en marcha hasta el día 14 de noviembre. Además de las actuaciones de compañías de diferente puntos de España y de Polonia, EEUU, Argentina o Bélgica; la programación también ofrece un taller de clown gratuito, los cursos La Música y el Clown y El Clown, un navegante de las emociones II. Asimismo, tendrá lugar un Taller de Risoterapia y un partido de Basquetclown por la paz y la no violencia.

Es una interesante oportunidad para recordar a esa  figura de grandes zapatos que ha hecho feliz durante décadas a gran parte de la humanidad.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas para comentarios
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
360 Grados Press • Términos de uso y aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress